Oh blanca navidad... ¡nieve!




¡Hola novias! ¿Cómo van estas fiestas? Espero que genial. El post de hoy en el blog va dedicado a las bodas navideñas. 

Aunque la temporada alta de bodas es entre Marzo y Octubre, hay algunas parejas valientes que deciden casarse en los meses de invierno. Pero aunque haga frío, os quiero demostrar que una boda invernal también tiene sus ventajas. Empezando porque al no ser temporada alta de bodas, los precios de los menús suelen bajar, ya que los restaurantes suelen tener poca demanda, y prefieren hacer ofertas antes que perder un cliente. 

Pero hoy no vamos a hablar de comida precisamente, sino de decoración. Os quiero demostrar lo bonita que puede llegar a quedar una boda decorada con el color blanco como protagonista... el color de la nieve. 

Empezamos con la propuesta de Noelia, Wedding Planner de Una Boda Una Historia quien nos propone decorar las mesas con capullos de algodón y velas blancas.

El algodón es la flor del invierno por excelencia. Transmite muchísima ternura y delicadeza. Además si vuestra boda es de estilo rústico, es un acierto seguro. Noelia nos propone un centro de mesa con velas de diferentes tamaños rodeadas por capullos de algodón y una vajilla también blanca. Las copas tienen un toque de dorado en el borde, un color secundario que combina muy bien con el blanco y que le da elegancia al conjunto. 

Os dejo aquí algunas fotos de la sesión de inspiración invernal "Un banquete en la nieve" que ha realizado Noelia junto con el fotografo Rubén Lalanza, de Lalanza Fotografía.





Ideas originales para bodas solidarias



Hay que reconocer que vivimos en un mundo injusto... lleno de pobreza, desigualdad, discapacidad... pero está en nuestras manos poner nuestro granito de arena para ayudar a los más desfavorecidos de la sociedad.

La mayoría de las ONG'S más conocidas tienen campañas especializadas en bodas. Podéis hacer un donativo en metálico , comprar regalos de comercio justo, en fin, hay varias posibilidades. 


70 años de amor






Ferris y  Margaret Romaine empezaron a salir estando en el instituto, y llevan casados nada menos que 70 años, ¡se dice pronto!. Sin embargo, aquel 24 de Noviembre de 1946, nadie llevó una cámara a su boda, y tampoco tuvieron fotógrafo oficial, por lo que no disponen de recuerdos de aquel día tan especial. A ambos les hubiera gustado mucho tener fotos de su boda, pero no pudo ser.

Teniendo en mente el anhelo de sus abuelos, su nieta, Amanda Kleckley, planeó una sesión fotográfica con motivo de su 70 aniversario de boda. Sin duda alguna, fue el mejor regalo que sus abuelos podían recibir. 

La fotógrafa encargada de captar estos 70 años de amor fue Lara Carter, y el escenario escogido: Pearland, Texas. Como la ocasión lo merecía, Ferris y Margaret (de 90 y 89 años respectivamente) estrenaron vestuario: un elegante smoking negro él y un vestido color lavanda ella, al que no le faltó su velo de novia. En cada una de las fotos se puede ver el amor verdadero entre los dos. Sin duda son un ejemplo de lo que significa un matrimonio, declaró la fotógrafa.

Durante la sesión de fotos, estos entrañables ancianos compartieron algunos de sus secretos para tener un matrimonio feliz y perdurable. Ferris dijo que es muy importante darse espacio y respetarse el uno al otro, así como admitir cuando te equivocas. Margaret explicó que las claves son el compromiso y saber pedir perdón. Si se tiene un problema hay que saber resolverlo. Es más importante saber seguir adelante que discutir por quien tiene razón. ¡Dos siempre son mejor que uno solo!

Su vida sencilla ha contribuido a su buena relación y salud en estos últimos años. Ferris disfruta trabajando en su jardín, o reuniéndose con sus amigos cada tarde. Margaret disfruta cocinando, jugando a las cartas y comiendo con sus amigas. 

La pareja tiene cuatro hijos, ocho nietos, y ocho bisnietos, y todavía viven en la casa que construyeron hace 65 años. Nunca han tenido mucho dinero, pero tienen algo mucho más valioso: valores compartidos, amor por sus hijos, una fuerte fe en Dios y buen sentido del humor". 

Queridas novias, no podía dejar de compartir con vosotras esta emocionante historia de amor, que nos demuestra que el verdadero amor es para siempre.











Boda en Asturias: Claudia y Alejandro


Hacía tiempo que no publicaba en el blog por motivos personales, pero mi pasión por las bodas no ha disminuido, y sigo navegando de vez en cuando por la web en búsqueda de inspiración bodil. Me encanta la decoración de las bodas y sus flores... y al ver la boda de Claudia y Alejandro,  sentí un flechazo inmediato y pensé: tengo que sacarla en Bodas con detalle. 

Claudia y Alejandro tienen una historia preciosa, porque su amor nació cuando todavía estaban en el instituto, y tras 12 años juntos dieron el "Sí quiero" el 7 de Mayo de este año, en la Iglesia Santo Tomás de Canterbury en Avilés (Asturias). Juntos desde siempre y para siempre.

Claudia cuidó con mimo cada detalle de su bonita boda, empezando por su precioso vestido de novia, que estaba confeccionado en tela brocada y crepe de seda y adornado por unos detalles de guipur beige tanto en la cintura como en la espalda. Fue confeccionado por Josefina Bellón. 
Back to Top