Una cálida boda de otoño en el Monasterio de Valdonzella

Hacía días que no publicaba en el blog una boda real de esas que tanto os gustan. Si no recuerdo mal, la última que publiqué fue la preciosa boda de Verónica y Mario en Font del Gat, que podéis leer aquí.

Cuando Nuria, Wedding Planner de Detallerie, me envió las imágenes de la boda de Montse y Sergi, me impactaron tanto las imágenes que accedí inmediatamente a compartir esta boda con mis novias - lectoras.

Montse y Sergi son una pareja de novios que decidieron contar con las chicas de Detallerie, ya que aunque ellos mismos habían empezado a planificar y organizar su boda, querían que todo saliese perfecto, y las Wedding Planners son las hadas madrinas que siempre ayudan en estos casos. 

A Montse y Sergi les encanta la nieve, la montaña y el frío, así que no es de extrañar que decidieran celebrar su boda en otoño. Además también les gusta mucho esquiar, así que usaron como logotipo una pareja de esquiadores muy simpáticos que estuvieron presentes en toda la papelería de la boda y en los regalos de los invitados. 







Su paleta de colores estaba llena de tonos cálidos, muy apropiados para las bodas en otoño: marrones, beige... y materiales como la madera que creaban un ambiente rústico y sobretodo muy acogedor. 



Montse y Sergi escogieron el Monasterio de Valdonzella para celebrar su enlace religioso., donde se casaron el 9 de Noviembre de 2013. Más tarde lo celebraron todos juntos en la Masía Ribas, un lugar mágico rodeado de bosque y mucha vegetación, que sorprendió a gran parte de los invitados. 



Para el seating plan, se utilizaron etiquetas de carton kraft, marcos antiguos y palets de madera, elementos decorativos perfectos para una boda de estilo rústico. Para los centros de mesa la floristería Moshi utilizó ramas de abeto, piñas y pequeñas flores. Además, cada invitado tenía su nombre escrito a mano en una hoja seca de Magnolio, y una minuta de tela de saco. 






Del Catering se encargó Le Chef, y del Buffet de dulces Sot Cakes, quien sorprendió con deliciosos aperitivos dulces para reponer fuerzas entre baile y baile. Y mientras los mayores no paraban de mover el esqueleto los más pequeños tenían también un lugar para divertirse en el jardín: un tipi indio donde podían distraerse realizando actividades. 









El vestido de novia de Montse era de la conocida marca Otaduy y encajaba perfectamente con el ambiente rústico de la boda. La novia completó su look con una corona y un ramo con hojas de eucalipto. Las fotografías corrieron a cargo de Blanca Gaig.





Organización, estilismo, decoración y línea gráfica: Detallerie // Fotografía: Blanca Gaig // Decoración floral: Moshi // Localización: Masía Ribas// Catering: Le Chef y Söt Cakes// 
Fotografías: Blanca Gaig// Peluquería y maquillaje: Hair Time // Vestido de novia: Otaduy

1 comentario

Esta web dijo...

Una boda de ensueño, muy romatica, me encató la decoración no dejaron nada al azar todo concuerda perfectamente y el lugar que escogieron para realizarla fue muy acertado.

Back to Top